Navidad... Maldita relidad.

La tahona

Como cada año se acercan las fechas más consumistas, en las que todo buen ciudadano capitalista se deja su paga extra en regalos, cenas, loterías, ropa y alguna que otra limosna para quedar bien, y dejar limpia su conciencia cristiana, y en unos días olvidarnos hasta el año que viene.
Es evidente que éste no es el "espíritu de la Navidad", o por lo menos ese no es el fin con el que se "inventó".
A mi entender, para lo único que sirve la Navidad es para hacer felices a los niños, que, por lo menos, si parecen comprender lo que significa, aunque a medida que crezcan, les haremos entender que el aniversario del nacimiento de Jesús solo es una excusa para pegarnos un atracón de pavo, marisco y turrón.

En Navidad se dan las escenas más crueles de todo el año. Mientras los megadecorados centros comenciales están arretestados de clientes haciendo compras excesivas, se derrocha en las ciudades millones de KW en iluminación y los famosos se pavonean haciendo sus obras de caridad desgravantes en la hacienda pública, existe otra relidad.
La del que vive en la calle, muerto de frío por las temperaturas de estas fechas, esperando la sopa y la ducha caliente del albergue en el día de Navidad.
La del parado o "sin papeles" al que le cuesta pasear con sus hijos por las calles comerciales por la cantidad de juguetes y regalos que se exponen en los super escaparates o en televisión, y se le encoje el estómago por algo más que el hambre.
La del que tiene a su hij@ lejos de casa en alguna guerra, o misión humanitaria y, posiblemente, no podrá venir.
La realidad de los enfermos, que pasan su Navidad en hospitales, en muchas ocasiones sin su familia.
La Navidad del que perdió a un ser querido, posiblemente en la carretera por la cantidad de desplazamientos, fiestas y excesos de estos días.
La Navidad de los ancianos olvidados en residencias o en sus propias casas, esperando alguna visita que posiblemente no llegue.
La Navidad de las mujeres maltratadas, en centros de acogida, o en su casa recibiendo palizas delante de sus hijos.
La Navidad de los niños que tienden su mano a la puerta de las iglesias en brazos de sus madres, con la ropa sucia y la mirada perdida por el cansancio de estar durante horas pidiendo.
La Navidad de las víctimas del terrorismo, en estos días notarán aún más el dolor de la cruel ausencia.
La Navidad de los padres con hijos en prisión o incluso en comandos terroritas lamentandose pensando que no trajeron a sus hijos al mundo para que se metieran en esa pesadilla.
La Navidad de los pueblos en conflicto, Palestina, Irak...
La Navidad de los que cruzan el mar, las fronteras o las trincheras jugándose la vida para intentar que sus hijos puedan conocer "nuestra Navidad".
La Navidad...

Todas estas situaciones y muchas otras, me hacen pensar que la Navidad no existe, que la Navidad es mentira, que es un invento más de los super millonarios habitantes del Vaticano y su multinacional salvadora de almas con plazas en el Cielo en oferta, que esta sociedad nos obliga a subirnos al carro del consumismo aprovechándose de los sentimientos y la ilusión de estas fechas.

Posiblemente, si Jesús naciese en el siglo XXI, moriría de frío, de hambre, enfermo o incluso aplastado por la bota militar de algún neonazi, quizá hasta fuese un niño soldado, o estaría esnifando pegamento entre cubos de basura, posiblemente estaría esperando adopción en un orfanato o en la misión humanitaria de una O.N.G.. Sí, esta es la realidad que padecen la mayoría de los niños del mundo.

Pero lo que más me molesta de la Navidad es que yo soy uno más, soy de los que compran en los mega decorados centros comerciales, de los que se acuerdan de los pobres, enfermos y necesitados en Navidad, de los que asisten a las grandes fiestas y se atiborra de pavo y turrón con la familia.

Para este año le quiero pedir a los Reyes Magos, que ellos si son de verdad, que me cambien, que me hagan más humano, a mí y a los que me rodean, y que entre todos, algún día, entendamos la Navidad como la entienden los niños.

7 comentarios:

Los comentarios en La Tahona están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante.
Los comentarios que consideremos inapropiados serán eliminados en cuanto tengamos constancia de ellos.
Los comentarios no reflejan la opinión de los que hacemos La tahona, sino la de los visitantes que son los únicos responsables de las opiniones publicadas.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites Más

Facebook



Twitter

Google+

 

© Algunos derechos reservados. La tahona | La plantilla original pertenece a : Free WordPress Themes | Bloguerizada por Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons Modificada y traducida para La tahona por Ritxard. Todos los contenidos están sujetos a una Licencia Creative Commons (cc). No nos hacemos responsables de los posibles comentarios ofensivos de sus lectores, necesitamos un tiempo prudencial para poder eliminarlos. Si te sientes ofendido por algún contenido o crees que se está vulnerando algún derecho, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Para estas y cualquier otra cuestión diríjanse a nuestro E-mail