Matón de discoteca... ese gran educador.

La tahona


Leyendo la prensa me entero que en Salamanca, han sido enjuiciados varios matones de discoteca, 7 en concreto, por asociación ilícita, agresiones y discriminación.
Este lamentable suceso me ha recordado lo mucho que hicieron éstos por mi educación.

A mí me gustaban, como a todos, los bares de moda, pero yo tenía un problema... bueno, más bien varios.
Cuando entré en contacto con estos especímenes, yo era muy joven, siempre intentando entrar en los bares más populares, pero casi nunca me lo permitían; me empeñaba en llevar el pelo largo y claro, a los matones nunca les gustó mi pelo, bueno ni mi pelo, ni mis botas militares, ni mi chupa de cuero con cremalleras, ni mi camiseta de Nirvana, ni mis pantalones rojos de tela escocesa... vamos, que no les gustaba yo, en general.

A veces llegué a pensar que despertaba en ellos un cierto instinto maternal, pues utilizaban las mismas argucias que mi madre para que me cortase el pelo o cambiase mi forma de vestir: "sin zapatos no entras", "con esa chupa no puedes entrar", "no se permite el pelo largo"... Mi madre: "¿dónde vas con esas botas...?", "te voy a cortar el pelo mientras duermes...", "no me digas tu que esa camiseta y esos pantalones son decentes para ir de fiesta"... y otras cosas por el estilo... ¿No me digáis que no se parece? (ahora sé que se preocupaban por mi apariencia).

Era un nivelazo ser coleguilla de uno de estos matones, te daba un cierto caché, yo nunca fui capaz de hacerme amigo de ninguno, más bien al contrario. Además, se les reconocía como auténticos héroes legendarios, y se contaban sus batallas del tipo... cogió a 25 mercheros el solo y los mandó derechos al hospital, y después apaleó a 12 familiares suyos... yo sé que son verdad.

Nos pegabas por nuestro bien, incluso nos dejabas sin muelas, a puñetazos, por emborracharnos en tu bar. Y no sólo eso, te arriesgabas a mancharte tu traje con nuestra sangre, ¡con lo mal que salen esas manchas!. Nosotros, que eramos vengativos, en cuanto te despistabas te potábamos, en la alfombra roja de la entrada, el bocadillo de calamares con kalimotxo de la tasca y los cubatas de garrafón, a precio de oro, de tu "bar de moda".

Alguna vez me dejaron entrar, pero, curiosamente, nunca había nadie y para cuando se llenaba, ya estaba harto de aquellos discos odiosos del BOOM 6 y el IBIZA MIX.

Otras veces tuve que recurrir a la astucia para poder burlar su vigilancia. Os cuento: con el tiempo, me di cuenta que a las chicas las dejaban entrar siempre, y a las parejas también. Sé que lo hacían por la integración de la mujer, proporcionándole este beneficio social, y no por atraer clientes, como decían algunos malpensados; ésto me dio una pista para tratar de pasar desapercibido... necesitaba una chica.
La verdad que alguien con mi aspecto no tenía demasiado éxito con el sexo femenino, y menos en estos ambientes, así que, recurrí a pedir a cualquier chica que estuviese en las proximidades el favor de que entrase conmigo y.... ¡¡¡funcionaba!!!. En una ocasión uno de estos matones me dijo: "hombre, hoy traes pasaporte..." no le ví la gracia, pero me aclaró bastante su forma de actuar y, sobre todo, de pensar.

Podría contar mil anécdotas, pero lo que sí les agradezco es que no me dejaran entrar en sus bares, pues ellos sabían que no eran para mí, aunque flipara con la peña bailando ritmos raros y haciendo la moto o la gallina.... Siempre me hubiese gustado hacer la moto o la gallina, pero también pensaba... "con esta pinta y haciendo la gallina como que no pega mucho...."

Como nunca podía entrar en estos bares, y me cansé de pedir favores, empecé a descubrir lugares insospechados para mí, ¡¡¡encontré bares sin portero!!!, y no sólo eso. Había más gente de mi especie, incluso más raros: encontré chicas que las llamaban "siniestro" y daban incluso más miedo que yo, pintadas y bestidas de negro con la cara pálida, eran una chicas geniales y, además, hablaban contigo como si fueses una persona; descubrí otras con unas crestas de colores, éstas eran un poco más distantes pero muy amables, y además sabían eruptar, creo que las chicas de los bares de moda dónde hay matones, no saben.

Había rocker´s, heavys, punkis, gitanos, siniestros y hasta algún skin... compartimos litronas "a morro", bocatas y otras cosas, todo a ritmos de rock en total armonía. ¡¡¡Por fín podía pasar desapercibido!!!, y, además, divertirme estando de fiesta, ya no necesitaba hacer la moto ni la gallina, y me libré del IBIZA MIX... Bueno, del IBIZA MIX no me he librado todavía, porque lo ponen cuando van a cerrar...paradojas del destino.

Ahora puedo escuchar lo que me gusta y cantar, emocionarme, conocer gente, saltar.... y sobre todo, sentirme "normal".

Gracias a estos matones de discoteca que no me dejaban entrar, conseguí encontrar mi sitio. Yo sé que desde el principio ellos lo sabían, y me partían la cara desde el cariño, sabedores de lo que me convenía.

Ahora tengo novia, viste y piensa como yo, voy a los bares con chica (pasaporte para los matones de discoteca) y alguna vez hemos intentado entrar en algún bar de moda y.... no, no nos han dejado entrar. Hay cosas que nunca cambian... pero ahora sé que lo hacen por mi bien.

2 comentarios:

Los comentarios en La Tahona están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante.
Los comentarios que consideremos inapropiados serán eliminados en cuanto tengamos constancia de ellos.
Los comentarios no reflejan la opinión de los que hacemos La tahona, sino la de los visitantes que son los únicos responsables de las opiniones publicadas.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites Más

Facebook



Twitter

Google+

 

© Algunos derechos reservados. La tahona | La plantilla original pertenece a : Free WordPress Themes | Bloguerizada por Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons Modificada y traducida para La tahona por Ritxard. Todos los contenidos están sujetos a una Licencia Creative Commons (cc). No nos hacemos responsables de los posibles comentarios ofensivos de sus lectores, necesitamos un tiempo prudencial para poder eliminarlos. Si te sientes ofendido por algún contenido o crees que se está vulnerando algún derecho, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Para estas y cualquier otra cuestión diríjanse a nuestro E-mail